Turismo responsable

¿Qué funciones desarrolla el turismo responsable?

Turismo responsable es lo que llamamos turismo ecológico, el cual hace de éste una actividad sostenible, reuniendo las siguientes premisas:

  • Minimización de los impactos económicos, ambientales y sociales negativos.
  • Construcción de la conciencia y el respeto medioambiental y cultural.
  • Generación de beneficios económicos para la población local.
  • Participación de la población local en decisiones vinculadas a la actividad turística que al mismo tiempo afectan directamente a sus vidas.
  • Conservación del patrimonio cultural y natural.
  • Provisión de experiencias más agradables a través de conexiones más significativas con la población local, y mayor comprensión de las cuestiones.
  • culturales, sociales y ambientales locales.

  • Acceso para las personas con discapacidad.

Esencialmente, se trata de proporcionar experiencias positivas por igual, tanto a los visitantes como a la población local, minimizando la huella que el turismo deja en los lugares en los que se desarrolla.

Moshi Maasai Experience es un  turoperador en Tanzania que se dedica a realizar actividades en la naturaleza y por ello tiene como objetivo primordial minimizar este impacto.

Una actividad responsable en un safari  animal o en una expedición de montaña puede contribuir con un impacto positivo para las comunidades locales, como puede ser la creación de puestos de empleo, la realización de proyectos para la educación del medio ambiente, etc.

Con las entradas y tasas que abonaremos en parques y comunidades ayudaremos al financiamiento para la conservación de estos lugares.

Qué NO HACER en un safari

Los animales deben dictar todos los encuentros: ellos elegirán si mantenerse cerca del coche o de las personas o irse a otro lugar. Es nuestro deber respetar su decisión. Por ello, serán los guías más experimentados los encargados de evaluar los comportamientos animales y juzgar si es posible acercarse cuidadosamente o no.

Como normas generales:

  • No tomar ni introducir fauna ni flora.
  • Evitar la circulación de vehículos a demasiada velocidad. El ruido o el cambio de dirección de manera brusca pueden provocar accidentes con los animales.
  • No provocar ni buscar la atención de los animales, con gritos, ruidos o gestos exagerados. Esto puede provocar que lo interpreten como una amenaza y que modifiquen sus comportamientos, llegando a atacar. Con algunas especies es conveniente incluso el evitar el contacto visual, pues podrían tomarlo como una amenaza y reaccionar de manera violenta.
  • No tocar en ningún caso a los animales. Esto es un foco de transmisión mutua de enfermedades, infecciones o parásitos. Es preferible no participar de estas excursiones en caso de estar enfermo, ya que podrías poner en peligro incluso la vida de la fauna salvaje.
  • No alimentar en ningún caso a los animales – esto puede alterar sus patrones de comportamiento y poblaciones, crear dependencia y habituación en los animales, provocar agresiones hacia las personas u otros animales y provocarles problemas de salud.
  • Recoger toda la basura que se produzca o incluso la que se encuentre al paso, es una norma básica del código de conductas apropiadas en cualquier espacio natural.
  • Procurar no dañar la flora a nuestro paso. Tener especial cuidado con musgos o líquenes.
  • Sé previsible y consistente en tu comportamiento. Evita hacer movimientos repentinos.
  • No introduzcas plantas ni animales no nativos.
  • Respetar las distancias mínimas y los tiempos máximos de avistamiento.
  • En caso de necesidades fisiológicas, hacerlas lejos de los animales, cavando un agujero de unos 30 cm de profundidad, y tapándolo luego.
  • En caso de que algún miembro del grupo, incluido el guía, no respetase estas normas, es deber corregirle y denunciarlo a los organizadores.
Comparte / Share
Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Nombre: (obligatorio)

Email: (obligatorio)

Teléfono:

Mensaje